Image

Desde el pasado 10 de diciembre, un pequeño belén navideño preparado por el Grupo Alpino Javalambre contempla Teruel desde una cuevecilla en lo alto, más allá de de la ronda Perimetral de Barrios y por encima del Parque de las Arcillas, cuya original belleza ya inspirase a José Antonio Labordeta. El club se suma así, en su primer año de actividad tras el parón impuesto por la pandemia, a una tradición arraigada en otros grupos de montaña que el nuestro nunca había organizado en sus 36 años de historia, la instalación de un belén montañero.

La zona de las Arcillas y los Mansuetos es un clásico para deportistas y exploradores de proximidad, con excelentes vistas. Está surcada por una red de senderos radiales y transversales, algunos acondicionados para el paseo, que conectan la periferia urbana con el camino de Santa Bárbara y, más arriba, con la corona de promontorios que vemos desde la ciudad al noreste, entre el cerro de Santa Bárbara (1032 m) y el vértice del Mansueto (1152 m). La gruta del belén se encuentra a 1040 metros de altitud en el primero de estos montículos, el más cercano a Santa Bárbara.

Image
Image
Image
Image

Para representar el portal se aprovecha una cavidad excavada en la roca durante la guerra civil. Las lomas de los Mansuetos, junto con las del cementerio, albergaban las posiciones defensivas más próximas a la ciudad, que dominan y protegen como un acorazado, según escribiese Hemingway cuando anduvo por ellas en diciembre de 1937.

Image
Image
Image
Image

El nacimiento está formado por las cinco piezas tradicionales, talladas en madera de chopo excepto la virgen María que es de nogal. Completa el conjunto el logotipo del GAJ reproducido en forja y anclado a una roca, y la decoración con estrellas de papiroflexia, hojas de acebo y pinocha, que resaltan las figuras y cubren el suelo ocre de yeso con un suave toque de color.

Las tallas de madera, de 40 cm de longitud, han sido creadas de manera artesanal y desinteresada por Antonio de S. Garza, y el logotipo en forja por José Manuel Plumed, ambos socios del club.

Cómo llegar

La forma más rápida de llegar es rodear en coche la parte trasera del cementerio municipal y aparcar en el mirador frente a la subestación eléctrica. Un corto paseo nos lleva primero a la base de Santa Bárbara y poco después al desvío del camino que recorre la vertiente norte de los Mansuetos en dirección a Valdecebro.

Al final de la primera rampa de este camino, al pie de un par de torres eléctricas, una de ellas bastante oxidada, parte un descarnado sendero blanquecino que sube a la cota del belén. La covacha está ligeramente separada de la senda en la ladera que mira a Teruel, escondida tras unos pinos que crecen en una trinchera derruida.

Si queremos alargar la ruta y hacerla más exigente, podemos aparcar en la zona habilitada de la ronda perimetral, a la altura de la escultura de Ramón Conejero, o incluso venir andando desde San Julián, y subir por la senda Choriceros, que apunta directa al objetivo. Al llegar al camino de Santa Bárbara, hay que seguirlo hacia la izquierda hasta encontrar el itinerario anterior.

Los más aventureros pueden cruzar el camino y seguir remontando directamente. En este caso, a una veintena de metros a la derecha de la desembocadura de la senda Choriceros, debe superarse un corto talud junto a una pequeña barranquera, con escalones poco marcados y algunas raíces emergentes (mejor no bajar por aquí), que nos deja en una antigua senda de extracción de yeso.

Por ella alcanzamos un sendero más llano, que discurre transversalmente en un nivel superior. Ignorándolo de nuevo para continuar monte arriba, llegamos enseguida a la boca de la cueva del belén, aunque justo antes habremos encontrado otra parecida, algo más baja y oculta en el pinar.

Un camino interesante de regreso es la senda de las Ollerías del Calvario, entrando a Teruel por la calle Mayor del Arrabal.

  • Los conocedores de la zona encontrarán sin duda otras posibilidades para incorporar la visita a sus recorridos habituales, desde el camino de Santa Bárbara hay muchas opciones.
  • Normalmente no es posible llegar hasta el mismo belén en bicicleta, si bien el camino de Santa Bárbara a Valdecebro se aproxima mucho en una de sus curvas.
  • Por otra parte, la fuerte pendiente final por cualquier vertiente es desaconsejable para personas con problemas físicos o muy mayores, y la que mira hacia Teruel requiere especial precaución al moverse, sobre todo con niños, por el peligro de caída.
  • Hay que advertir también, como ante otros vestigios bélicos, del potencial riesgo de derrumbe.


Image
Image

El día de la inauguración resultó ser uno de los más lluviosos de la temporada, pero un nutrido grupo de valientes asistió a su apertura, y ahí sigue para disfrute y aliciente de todo el que quiera visitarlo con cualquier climatología, una o más veces, solo o en compañía de familiares o amigos.

Image

Al margen de la motivación o creencias personales, este antiguo refugio para la guerra se ha transformado en un portal, una mudanza cargada de simbolismo en los tiempos que corren. El panorama que se abre a sus pies invita también a quien suba hasta allí a detenerse y reflexionar, contemplando la ciudad de Teruel ampliamente enmarcada mientras se recupera el aliento. Que lo disfrutéis, FELIZ NAVIDAD Y MONTAÑERO AÑO 2023.

Image

FOTOS: Nacho Latasa, Luz Guillén, Pedro Gracia, Julio Torres